“Después de haber hecho esto, no puedo volver a enseñar en Stanford otra vez. Siento como que hay una pastilla roja y una pastilla azul, y puedes tomar la pastilla azul y volver a tus clases con veinte estudiantes. Pero yo he tomado la pastilla roja, y he visto el País de las Maravillas”.

Sebastian Thrun, en The New York Times

Gracias a Twitter descubrí a @tiscar (Tíscar Lara) y con ella a @UniMOOC y a @andres_pedreno (Andrés Pedreño) y, claro, a los mooc (masive open online course), esto es, curso masivo, abierto y online. Algo había oído de estas plataformas gestadas, como casi todo en las tic, en el entorno de Stanford y el MIT, pero fue a raíz de este contacto tuitero cuando profundicé en su conocimiento, lo que me llevó a matricularme en el primer mooc en español dedicado a analizar casos de emprendimiento en la nueva economía digital (mooc-emprendimiento).

Concebidos para enseñar y aprender, muchos consideran a los mooc como las universidades del siglo XXI. Y puede ser. Gracias a internet, llegan a miles de estudiantes de todo el Mundo con libre acceso (sin coste) a los materiales y documentos que aportan. ¡Fantástico!

Esta revolución en la educación que, imperiosamente, tiene que afectar a la históricamente inmóvil enseñanza superior (Profesores motivadores del espíritu emprendedor), responde a la necesidad masiva de formación presente en la sociedad contemporánea. Hablamos de lo que se denomina “Lifelong learning” (Educación permanente) y de la que me siento profundamente seguidor.

Aunque a David Wiley se le reconoce como el padre del primer mooc (año 2007), fue en 2011 cuando realmente despegó gracias a un curso de Inteligencia Artificial que contó con más de ¡160.000 alumnos! Detrás de esta iniciativa estaban Peter Norvig y Sebastian Thrun, quienes, asombrados por el éxito de convocatoria, fundaron con posterioridad Udacity, la primera universidad online gratuita para todo el mundo.

¿Nos quedamos con la pastilla roja?

4 Comments

andrés pedreño
noviembre 16, 2012

Sin dudarlo: pastilla roja 😉

    JL Zurita
    noviembre 21, 2012

    Gracias Andrés por su comentario. Usted, sin duda, es uno de los impulsores de las pastillas rojas en España. Estamos en contacto…

Ezequiel Sánchez
noviembre 16, 2012

Pastilla roja sin duda, a mi me ha pasado lo mismo.

    JL Zurita
    noviembre 21, 2012

    Ese es el reto Ezequiel. Pero creo que todavía pasará mucho tiempo para que la pastilla roja tenga más peso que la azul… ¿Lo veremos?

Leave comment

Form Note