Juan Julio Fernández

Su padre quería que fuese médico (como casi todos los progenitores quieren para sus hijos), pero Juan Julio se quedó en arquitecto, que tampoco pintaba mal… Por fortuna estaba su hermano Manuel para salvar los muebles. ¡Y vaya si lo hizo! El hematólogo recibía en 2005 el Premio Canarias de Investigación tras una eminente trayectoria en la capital del reino, hoy de Felipe VI, que tiene que contender con Kichis, Colaus, Errejones y demás Iglesias o camaradas o asamblearios o pieles de cabra. Les conozco mascaritas… Y, seguro, les conoce el liberal Juan Julio que, el 23 de febrero de 1981, se acojonó en el Congreso cuando el tecol Antonio Tejero hizo de su tricornio un sayo. Lógico. El diputado sin ánimo de lucro sufría junto al resto de señorías (alguno con ánimo de lucro) el intento de golpe de estado. Fue la antesala, meses después, de su retirada de la política y el retorno a su estudio profesional donde, por cierto, lo ganaba muy bien. Atrás quedaban interesantísimas conversas con José Miguel Galván Bello, Joaquín Garrigues Walker, Adolfo Suárez… e infinidad de horas de trabajo invertidas en la restauración democrática. Gracias.

Y en estas y desde 1953 y en la misma villa hablada por Sabina (pongamos) la Asociación Española contra el Cáncer, la aecc, persiste en el objetivo de ganarle la guerra a esta voraz enfermedad (precisamente, estos días, muchos han recordado en sus páginas de Facebook a Adán Martín, que también se sentó en la Cámara Baja y hoy nomina al auditorio de Calatrava).

La aecc, ya expandida a provincias, se asienta, normal, en Tenerife. Y Esther Tellado le ofrece el testigo de la presidencia a Juan Julio, que acepta y coge con garbo y eficacia. El novato en esas nuevas lides se pone manos a la obra e incorpora la acción social a su modus vivendi. ¡Más madera! Y a su vera, un equipo de altos vuelos: Francisco González Cárpenter, Pedro Cervino, Claudio Otón, Felipe Martín Casañas y Carlota Cobo. Y Marimé González de Chaves, María del Carmen Naveiras, Ana Luisa Bartlet, Mary Cejudo y Pino Menéndez. Y un sinfín de personas formidables que desde 2005 han conseguido que la Junta Provincial de la aecc cuente con más de cuatro mil socios y sea referente de cinco estrellas. Gracias.

Y con el chocolate espeso y las cuentas claras, la jefa del Consejo Ejecutivo nacional de la ong esa del cáncer sin ánimo de lucro, Isabel Oriol, que el próximo viernes 23 imparte una conferencia en el Parlamento de Canarias, ficha a Juan Julio para su estado mayor. Luego, el alcalde José Manuel Bermúdez le propone para que lea el pregón de las Fiestas de Mayo en 2014, al tiempo que la aecc, en junio pasado, le concede en Madrid la medalla de oro.

Juan Julio Fernández (80 años). Gracias.

Leave comment

Form Note