Carlos Piedrabuena

Carlos Piedrabuena, en el centro, en uno de los múltiples eventos que organiza con su empresa Musicalia.

A Carlos no hay nada que se le resista. Tanto monta una partida de envite (¡siete!), como da las claves para organizar el evento deseado. Si es menester, traslada invitados al Paisaje Lunar o crea el ambiente idóneo con iluminación led, al tiempo que realiza el montaje de sonido. La boda perfecta es otra de sus habilidades, al igual que la selección del DJ o de la orquesta pertinente. Carlos es un buen tipo. Además, siempre está de buen humor, que no es cosa fácil. Será que dejó el banco que le consumía la vida. Porque las entidades financieras exprimen a los suyos y le chupan la sangre a los demás. O sea, eliminan la abusiva cláusula suelo y, a renglón seguido, piden que les contrates un seguro o un plan de pensiones para compensar.

Carlos, salvando las distancias, se parece a Suso Zárate, quien también irradia felicidad y eficacia aunque le toquen los huevos. Y cada uno tiene su territorio. Porque el Real Casino de Pipo Muiños, un ejemplo, es de Suso. Y ahí rascan Los Salvapantallas de Ginés Cedrés, el solista que fuera de Los Coquillos cuando le cantaba a la cabra de La Legión, que, en aquel entonces, no se llamaba Pablo. Por cierto, Carlos es motero y Suso lo fue hasta que casi no lo cuenta. Y los dos, siguiendo la hebra de las bandas canarias, se acuerdan, seguro, de las llaves de la moto de Palmera. Estaría bien un concierto que volviese a juntar a los hermanos Pacheco con Óscar Santana y Fran Gallo. Llenazo seguro. Y de teloneros: los chicos de Ginés. Borrachos hasta el amanecer…

Con Carlos me senté en el Strasse Park de Roy Ledesma. Listo y emprendedor, su terraza de la parte alta del parque García Sanabria gusta cada día más. Ya solo le falta la presencia de Luis Alemany para que tenga el encanto que en su día tuvo la cafetería del Mencey, que ya no es lo que era. Eso sí, nos queda el consuelo del patrocinio que Iberostar le brinda al Canarias, aunque los de la Peña San Benito se junten en el Aguere… Pues compartimos mesa con Beatriz Laynez (de los Laynez de toda la vida), las gemelas Carmen Nieves y Malén González (que tienen un pacto con el diablo porque cada día están más guapas. Suerte que tienen sus partenaires) y el coreógrafo Roberto Escarvajal. Hablamos y clarificamos los pormenores del desfile de modelos que abrirá la fiesta del décimo aniversario de la revista Fama, este próximo viernes 13 de noviembre. Será en el propio Strasse y las invitaciones, destapó Laynez, ya circulan por ahí (los wasaps de Carmen Nieves y Malén echan humo de tanto confirmar asistentes)…

Carlos Piedrabuena y Roberto Escarvajal estaban en su salsa y conectaron. Entre ellos hubo química. Algo así como un orgasmo cósmico, que apuntaría mi amigo Domingo Paillet. Los dos juntos, con el aderezo de las gemelas y las chicas de “Sexo en Nueva York”, son la bomba. ¡Ay mi cabeza!

 

Leave comment

Form Note