Alfonso Ruiz, Ana Sánchez-Gijón y Juan Antonio Castaño

Alfonso Ruiz, Ana Sánchez-Gijón y Juan Antonio Castaño.

La gala de los Goya no me seduce. Será la Academia de Cine Español y sus habitantes. Cansinos. Y Dani Rovira se agota y acaba harto. Normal. Le superan los comentarios que pululan en las redes sociales. Y le entiendo. Molesta el exceso de publicaciones de rojos y azules, de blancos y negros, de izquierda y derecha, a tenor, por ejemplo, del dress code de Pedro y Pablo o los titiriteros. Aburre la propaganda viral de los churumbeles digitales de las dos Españas. Y los elimino. Ya está. Me fatigas mascarita. Prefiero atrapar la bandera y la Luna de Diego Navarro. “Intenten ser felices”, tuitea el actor malagueño.

Y me alegro, eso sí, de los premios a Paco Rodríguez y a Marta Miró y Andrés Santana por la peluquería y producción de la película Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet, cuyos interiores se grabaron en el Plató del Atlántico de Lucas Fernández. Y, noveleros, disfrutamos con el estreno mundial del primer tráiler de la nueva entrega de la saga Bourne, de nuestro Matt Damon, en el intermedio de la Super Bowl. Por un momento, fuimos más de los Panteras y de los Broncos, que del tristón Tenerife. Pero solo por un momento. Luego, jugamos a identificar las localizaciones. De esto sabe un rato Nono, o sea, Juan Cano, productor ejecutivo de Sur Film en Canarias y uno de los responsables de que Hollywood haya puesto una pica en las Islas. Ricardo Martínez y Concha Díaz, de la Tenerife Film Commission, también se afanan en la promoción de Nivaria como lugar de rodaje, al igual que David Cánovas, que quiere que su segundo largo se ruede por aquí. Al mismo tiempo, antes del esperado estreno en abril de La punta del iceberg, no para la pata con su Cinedfest, el festival educativo de cine para centros de enseñanza en Canarias.

Los profesores universitarios Fernando de Iturrate y David Fuentefría, junto a Ramón González Trujillo, son otros que empujan. Y lo hacen con sus charlas y con el Aula de Cine de la ULL. Ahora, proponen el clásico del vampiro de Nosferatu para el 19 de este mes de febrero en los Multicines Tenerife. La cosa pinta, aunque uno se queda con el drácula de Coppola y Winona.

Y mientras María Calimano hace lo imposible y más con la Filmoteca, resulta que la productora La Mirada cumple veintidós añazos. Nos lo recuerda Ana Sánchez-Gijón en su Facebook. Y nos regala para la ocasión el visionado de Esposados de Juan Carlos Fresnadillo, la primera nominación de un cortometraje español a los Oscar. Y Ana, junto a Mengue, o sea, Juan Antonio Castaño, y Alfonso Ruiz, continúan escribiendo el guión de una historia calada de sueños, sudores y lágrimas. Como la vida misma que reúne repartos que no se olvidan, como aquel de La Casa Animada que empezara con Carlos Miranda y todavía se dibuja con Cleo y El Club de Archi. O aquellos hombres felices que viajan en largos caminos de Rústico y trazan rayas o puntos sobre Emma y juegan a la ruleta en islas interiores, con Antonio Cubillo o sin él.

El latido de Ana, Mengue y Alfonso es un poco de todos los que pierden la mirada en el cine. Y el pulso persiste. Y lo sentimos. Por cierto, Einstein tenía razón: el Universo vibra.

Leave comment

Form Note