Todo empezó en 1972 con una colección de 150 papagayos. Cuarenta y cinco años después, aquel sueño de Wolfgang Kiessling es un referente internacional instalado en más de 135 000 metros cuadrados y con el sello del mejor zoológico de Europa y segundo del Mundo según TripAdvisor.

Mano derecha del empresario alemán fue Inge Fier, especialmente activa en los primeros años de la Loro Parque Fundación, entidad sin ánimo de lucro que no pierde pujanza y eficacia. Así, estos días hemos conocido que, gracias al empeño de la institución, el Guacamayo de Lear, una especie en peligro de extinción que habita en el norte de Brasil, se ha reproducido en las instalaciones localizadas en Puerto de la Cruz. En la actualidad, su hijo, Patricio Fier, es director comercial del Hotel Botánico, otra de las perlas de la ciudad turística al cuidado de Kiessling, como el restaurante Brunelli’s, steak house inaugurado en 2015 para acercar el envite de las olas de Punta Brava a la brasa del chateaubriand. Su jefe de cocina, Juan Carlos Hernández; el nuevo maestro carnicero, Daniel Regis Anadón, y la metre, Elena Martínez, lideran el servicio. Contrastes de costa bravía y prados vaqueros solo al alcance de inspiraciones incansables.

Casado con Brigitte Kiessling y padre de Isabell y Christoph, este último director del Siam Park y vicepresidente del Grupo, la tarea y exigencia que el mismo se marca e irradia no tiene límites. Por eso, no extraña que el parque acuático inspirado en Tailandia sea el mejor del Planeta. Tenerife, excelente en el mapa mundial del turismo. Y no hay otro listón. No validan remiendos de cartón piedra.

Y este raso extraordinario se exporta a Gran Canaria con el acuario Poema del Mar. Ubicado en el centro comercial El Muelle de la capital de enfrente es una iniciativa que se fundamenta en el compromiso por la innovación, la conservación de la biodiversidad y la sostenibilidad. La cosa, que se presentará a finales de año, ya ha sido nombrada de interés estratégico para la isla redonda (con permiso de La Gomera) y el Archipiélago. Con una superficie total de 12 519 metros cuadrados construidos y 7,5 millones de litros de agua salada y dulce, se alzará como uno de los acuarios más modernos y espectaculares del Mundo. ¿Alguna duda?

Kiessling intentó colocar la pecera en Santa Cruz de Tenerife antes de que Ricardo Melchior presidiese la Autoridad Portuaria. Una lástima. El entendimiento hubiera sido óptimo. Los dos son amigos y hablan alemán. De todas formas, por ahí se oxida la antigua estación marítima del jet-foil, premiada en 1991 con el Manuel de Oraa y Arcocha del Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias. Sus autores (Antonio Corona, Eustaquio Martínez y Arsenio Pérez Amaral) se llevarían una alegría (y la ciudad, también) si Kiessling ideara algo. Da igual qué. ¿Un terrario gigante para lagartos y perenquenes? ¿Por qué no? Funcionaría. Seguro.

Y la memez que aconteció entonces en la bahía de la cordillera de Anaga, parece que se extiende ahora a la sombra del Nublo. El proyecto del parque acuático Siam Park en El Veril, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, peligra. Las trabas burocráticas están acabando con la paciencia infinita de Wolfgang: “Si me dan la licencia y alguien consigue quitarme el miedo a que me lo paren cada dos por tres, prometo que en tres días nos ponemos con la obra y trabajamos día y noche para abrirlo en dos años. Pero si esto sigue así, no veo el parque y cancelaré la inversión”. ¡Y lo hará! Canarión, ¡no seas pollaboba!

Leave comment

Form Note