Foto: eldigitaldecanarias.net

Con la edad uno se aleja del jaleo y de los photocall y del muro de Facebook, escaparates frívolos y fashion que encandilan y entontecen. Pero, ¡cómo nos pone lucir rimbombancias y que los churumbeles que orbitan en nuestro entorno nos pasen la mano por el lomo con un me gusta o comentario adulón! Juego de apariencias que retrata Tom Wolfe en su ochentera hoguera de vanidades, cuadro de hipocresías y conveniencias que hoy en día continúa actual y peor y con más ostentación. Fanfarrones. Ciudadanos solidarios y chachis del mundo, curiosamente, malas lenguas que calientan bocas. Demócratas que muerden. Tolerantes (un decir) amigos de las ballenas y censores de lo demás. Es la realidad del todos y todas a la que se enfrenta la psicóloga experta en conflictos Rosa Elvira González con quien tropiezo en el Campus de Guajara. Departimos un rato y comentamos el caso de la joven universitaria que se niega a pegar carteles porque es becaria de investigación. Mala crianza, que diría mi suegra que en paz descanse. Es la ínfula que, como la ignorancia, es atrevida. Es el medioambiente fatuo del siglo XXI. No obstante, intentamos ser comprensivos y, a la vez, exigentes para repeler la necedad creciente.

De estas cosas y de otras más sesudas hablamos hace unos días en las I Jornadas de Innovación en el Periodismo celebradas en la Pirámide de Guajara de la Universidad de La Laguna. Y no tocaba o sí, pero la verdad es que, sin estar planificado, el periodista Jorge Espinel valoró con reiteración la virtud de la humildad; la experta en dirección de proyectos digitales y comunicación interactiva Esther Pérez Verdú (CEO de NemeSys 2.0), llamó la atención sobre la importancia de la gestión del ego, mientras que quien esto escribe centró su alocución en la actitud. ¡Uff! Los valores y hábitos saludables tienen el mismo peso o más que las herramientas y demás estrategias de marketing y negocio que se acometen para promover procesos de cambio que generen valor económico.

La inauguración de este encuentro, organizado por el Laboratorio de Comunicación del centro superior de enseñanza, corrió a cargo del incansable vicerrector de Relaciones con la Sociedad, Francisco García; la decana de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, Josefa Marrero, y del catedrático de Lengua Española Humberto Hernández. En este preámbulo, los tres asumieron el cambio vertiginoso al que se enfrenta el periodismo y abogaron por la necesidad de que los que nos dedicamos a esta apasionante faena asumamos los componentes innovadores que involucran el desarrollo profesional. En eso estamos unos cuantos. Y de eso disertaron, también, Sonnia Chinea (colega docente experta digital en mañas radiofónicas); Daniel Martín, joven graduado en Periodismo por la ULL que se presenta como social manager & digital marketing strategist (el cachorro promete); Jorge Martín, redactor jefe del digital PeriodismoULL, y Abner Alvarado, web development en Aplicattion Networking System, empresa tinerfeña líder en España en el desarrollo, distribución y monetización del contenido periodístico en el entorno de las redes sociales.

Esther Pérez Verdú, que es informática, reconoció en su intervención que gracias a esta iniciativa había vuelto a recuperar la fe en los periodistas, declaración que agradó a los plumillas que andábamos por ahí, pues es una buena noticia que la reconocida experta vuelva al redil. No abundan especialistas como ella. En estas, me convocan a una reunión de trabajo y, entre los presentes, en torno a la mesa, se sienta Jorge Bethencourt, quien fuera subdirector cuando mi primera vez en una redacción. A su vera, junto a una máquina de escribir, todavía estudiante, forjé mis amores entre rotos y descosidos. Y ahora, cerca de treinta años después, sacaremos un periódico juntos… Las avideces e inquietudes de entonces siguen vigentes. ¡A pegar carteles!

 

Leave comment

Form Note