Genoveva Sierra lo tiene claro: a los pasajeros y a la prensa solo les importan las colas. “No nos preguntan por nada más, solo por cuánta cola hay”, afirma con precisión esta portavoz del comité de huelga de Eulen, la empresa que gestiona los controles de seguridad en el aeropuerto de El Prat en Barcelona. Recientemente, otra cola, esta vez en la capital tinerfeña, también llamó la atención de los periodistas. La promoción de un comercio en la calle del Castillo movilizó a cientos de personas en fila de uno, animadas por el obsequio de marras. Noveleras. De un tiempo a esta parte en la TF-5, de noche, tempranito (no de madrugada, que es lo suyo), entre Santa Cruz y La Laguna, también hay colas por obras de mejora en el firme. En este caso, los plumillas de aquí no se han percatado de este desespero. Será el más de lo mismo de la Autopista del Norte. Cansa. Eso sí. Carlos Alonso (el presidente) y Miguel Becerra (el director insular de Fomento) acaban de presentar una actuación que terminará con el inveterado tormento en, a lo sumo, 24 meses. ¡Aleluya! El Mesías de Händel será más celestial que nunca. Para lograrlo se pondrán en funcionamiento un carril bus y pasarelas peatonales para los universitarios. También se ampliarán carriles y hasta se soterrará parte de la TF-24. Esta remodelación se llevará a cabo entre Guamasa y Las Chumberas: un tramo de algo menos de ocho kilómetros con una de las densidades de tráfico más altas de toda España. ¡Bien nos gusta presumir! Consuelo de tontos. La obra asciende a 32 millones de euros y se financiará en comandita entre los socios nacionalistas del Ayuntamiento de la Ciudad de los Adelantados, Cabildo y Gobierno de Canarias. Una alegría para el minoritario Fernando Clavijo, que no gana para disgustos en cascada: el 17 de agosto el portavoz de Somos Icodenses, Moncho León, será el nuevo alcalde de Icod de los Vinos gracias al PSOE, PP y Ciudadanos. Y Francis González (CC), el actual primer edil, a la oposición. Es lo que tiene no entenderse con Asier Antona. ¡Y no saquemos los pies del tiesto! Australia Navarro tiene claro que esta moción de censura no es cuestión de Estado. Que ya Mariano se entiende en Madrid con Ana Oramas. Además, tiene lo suyo con Puigdemont, Junqueras, Forcadell y demás granos en el culo, como los imberbes anti que se dedican a atacar a las guaguas de turistas. Esto no pasa en Canarias. A excepción de los huevos que lanzan los estudiantes por la Fuga de San Diego. Pero eso es otra cosa. Eso es harina de la cultura y el deporte de riesgo, áreas que regía con desafine María Teresa Lorenzo, ahora nueva directora de la oficina del Gobierno canario en la capital del Reino. Puerta giratoria para no levantar ampollas entre los amigos de Lanzarote (que es la política si no) y dejar tranquilo de una p. vez a Aurelio González, viceconsejero y hombre fuerte (dejémoslo en hombre) de Juan Manuel García Ramos en el excesivamente tranquilo y, a veces, convulso Ejecutivo archipielágico. Porque la conejera y Nino Díaz (otro hijo de Timanfaya) habían enriscado el Festival Internacional de Música de Canarias. Y eso no. Sangre, sudor y lágrimas le costó sacarlo adelante a Jerónimo Saavedra (el padre putativo) para que ahora languidezca y muera poco a poco (el Festival, claro). Estas cosas son así. A nuestro diputado del común y caballero de Dios hay que evitarle los disgustos. Por eso, que mejor que Víctor Pablo Pérez para sustituir a Nino. La oferta está lanzada. La pelota está sobre su tejado muy bien amueblado. Ahora solo queda que el director artístico y titular de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid y director honorario de la Sinfónica de Tenerife tenga ánimo para compaginar armonías. Batuta no le falta.

 

 

Leave comment

Form Note