Ilustración: María Luisa Hodgson

El caso es que, con el cambio de gobierno en el Cabildo de Tenerife, a alguien se le ocurrió que la marca Tenerife Moda ya no era tendencia. Entonces, se inventó Tenerife Volcanic Fashion. ¡Qué necesidad! Probablemente querían borrar del mapa cualquier conexión con el consejero Efraín Medina y el histórico director de la cosa, José Eugenio Sánchez Giusepe. El político nacionalista, por razones obvias, ya no corta bacalao aunque siga muy activo en redes sociales. Y el segundo, tras un tiempo entre bastidores, parece que ha vuelto por sus fueros y ha cogido las riendas de la nueva edición de la Feria de la Moda que se celebrará esta próxima semana en el Recinto Ferial de la Capital tinerfeña. El que tuvo, retuvo. Front row.

Al margen de la oficialidad, la Finca Zamora de Los Realejos acogió el jueves la presentación de Salitre, la primera colección de Inmaculada Rodrigues. Mucha concurrencia guapa (cerca de trescientas personas) presenció el desfile que se caracterizó por vestidos muy fluidos, espaldas al aire y grandes volúmenes en tonos fucsia, morado, blanco y algún dorado. El juego del agua y sus reflejos se apreció en 21 propuestas, en cuya confección intervino Cipriana García. Buen equipo y buena gente para esta nueva firma que se suma al panorama más fashion de la Isla, inagotable en creatividad. Lo hemos visto, también, con Beatriz Sierra y su selección Cadenza, toques exclusivos para chapuzón y lux inspirados por la estética musical. Fácil (o eso parece) si la hacedora toca el clarinete.

Cautivan los inagotables patrones nacidos a este lado del Atlántico: Gran Canaria Moda Cálida, Isla Bonita Moda, Lanzarote Moda (no hace mucho caí rendido con María Cao) y lo que ya sabemos de lo nuestro y que, en lo concerniente a moda baño, se exhibe ahora en la Tenerife Fashion Beach Costa Adeje. Su director, Edgar Magdalena, ha consolidado con buen ojo, trabajo y tesón un escaparate necesario (cuarta edición) a rebufo de Meloneras. Lo que hay. El celebrado evento de enfrente celebrará del 21 al 24 de octubre veinticinco años de puestas de sol, pues mientras aquí se filosofaba sobre la industria y no sé qué más, el Faro de Maspalomas iluminaba a medio Mundo con exuberante swim. Al césar lo que es.

Tras los escasos trapitos de la Playa del Duque y su compromiso solidario con La Palma y los océanos (Plastic Free) pasaré a la Semana de la Moda, donde, aparte del regreso de Lucas Balboa después de su destierro voluntario, Lucía de Su y Marisa Loleiro coparán protagonismo con una retrospectiva y pases en solitario. Se lo merecen. Lucía, una vez más, seducirá con los tejidos kanga que marcan sus creaciones, las cuales fueron reconocidas en 2011 por el Club Unesco para la Protección del Patrimonio Intangible de las Civilizaciones Antiguas por su contribución a la promoción y preservación de la cultura ancestral africana. La diseñadora, que ha vivido y sentido África oriental, combina la tradición de la mujer keniata con la realidad europea regalándonos prendas únicas y artesanas. Además, mostrará en exclusiva una línea de fiesta que ya levanta expectación. Tenemos ganas.

Marisa, por su parte, la sombrerera más relevante de Canarias, estudió en la Escuela Superior Sevilla de Moda y en 2001 se afincó en Tenerife. Sombreros, diademas joya y tocados se reinventan en su taller adoptando diferentes formas. By Loleiro aporta estilo y personalidad a los complementos imprescindibles en cualquier estilismo. Cubrir la testa gana adhesiones no solo para celebración sino para la normalidad del día a día. Quien escribe asienta el aserto.

En estas jornadas de lustre y palmito estrenaré camiseta molona de Chorlito. Con ella, chaqueta de Noval, pañuelo en la solapa, zapatos de Plácido Alonso (Pisaverde) y boina vintage, mi outfit causará sensación. Eso sí, huiré del photocall. Que fulguren otres.